jueves, 29 de diciembre de 2016

No te vayas, 2016.

El título es una oda al artículo de Miriam Beizana Vigo, porque leerlo ha sido leerme a mí misma (podéis verlo aquí). Realmente, hasta hoy no he sido consciente de que el año se termina. Ha bastado un mensaje de texto (sí, de esos que ya no se usan), para devolverme a la realidad. Pero y si yo, querido 2016, pudiese pedirte que te quedases a mi lado un rato más. ¿Lo harías?


Quédate. 

Hazlo.

Has sido mi mejor amigo. Me has enseñado el valor de las segundas oportunidades, me has hecho merecedora de mucha luz. Has estado a mi lado en aquellos momentos donde me temblaban las piernas, donde rezaba por mis seres queridos. Tú te has llevado la enfermedad y nos has devuelto la armonía. También contigo he encontrado mi camino, o el que parece serlo, y he soltado resistencias. Juntos hemos vuelto a viajar. Te has reído de mí cuando pronunciaba palabras en francés para hacerme entender y me has aplaudido cuando me viste hacer las paces con los idiomas. Tú siempre has dado un paso más allá, ya sea en las calles de Dax o de Donostia. Sabes de sobra mi pavor a montar en Metro, y por eso me agarraste de la mano cuando tuvimos que cogerlo de camino a aquella entrevista en radio Inter. Incluso he llegado a perdonar a Madrid a tu lado. He perdonado a todas las ciudades donde lloré un poquito. Has sido bastante comprensivo con mis huidas ante aquello que me daba miedo. Y junto a grandes acantilados, hemos hablado sobre el más allá. Hemos visto juntos rugir a mi corazón para que ya nadie tenga que defenderlo. Amigo 2016, contigo he cogido más trenes que con nadie  y he leído más libros que en ningún otro año. Has traído de vuelta a mis amistades de la infancia, y me has unido a personas mágicas. Por todo esto y más, te lo vuelvo a repetir: no te vayas, quédate.


Qué difícil es dejar marchar aquello que te ha dado tanto. Cuando 2016 llegó a mi vida, tenía miedo, confusión, pena. 2016 trajo consigo obstáculos que superar, por eso a día de hoy, no puedo creerme que se hayan resuelto tan satisfactoriamente. Y me ha dejado valiosas lecciones que me gustaría compartir con vosotros:

Amor siempre se inicia con mayúsculas. Todo lo bueno que ha ocurrido este año es obra del Amor. Y es que el Amor sana, cura, equilibra todo aquello que toca. Os puede parecer muy cursi, pero si no os rodeáis de personas que os amen con el corazón y de personas hacia las cuales vosotros estéis dispuestos a amar sin límites, siempre os faltará algo. No me refiero al Amor de pareja, sino a ese impulso humano que debemos cultivar. 2016 me ha amado mucho, y yo a él. 

El camino te encuentra, aunque seas tú quien le busques. Esto es así. Estudias, sacas buenas notas, terminas tu carrera, haces un máster, te preparas unas oposiciones y... Estás buscando algo, pero tu camino está circulando en dirección opuesta. ¿No deberían coincidir? Tal vez no. Esto me ha tenido desvelada mucho tiempo. Buscar mi lugar en la vida, aquello a lo que dedicarme. La sociedad dice que debes trabajar en lo que te formas, pero cuando no encaja, cuando algo empieza a fallar, te sientes un lastre por no poder seguir los postulados culturales. Mi novio siempre me dice que cuando encuentre el camino correcto, ocurrirá igual que en las pantallas del videojuego Super Mario: sonará una campanita. Y ha sonado, pero lejos (de momento) de mis estudios. Ha sonado aquí, con vosotros. ¡Vaya locura! ¿Dejar mi oposición y un trabajo de psicóloga para dedicarme al enorme mundo de los libros? Pues sí. Pues sí. 

Aprenderás cuando llegue el momento. Este 2016 he aprendido todas las cosas que no hice en años anteriores. He ganado muchísima experiencia en muchos ámbitos, entre ellos, el mundo editorial y el de los idiomas, y he adquirido también cualidades personales que estaban adormiladas. Quizás en otro tiempo, quise correr demasiado deprisa, y no me permitía a mí misma dejar que todo llegase cuando debiese llegar. Hoy en día, aún con un futuro incierto, me relajo y espero con paciencia el devenir de los acontecimientos. No hay prisa, los trenes pasan continuamente por la estación de la vida, que no os engañen.

Vive creativamente. Para mí el arte es un pilar fundamental: la música, la literatura, la pintura,... Desde muy pequeña me he considerado un ser bastante creativo que escribía, leía, vibraba con los acordes de una guitarra, intentaba pintar a óleo sobre lienzos en blanco... Cuando he tenido que alejarme de eso, el oxígeno se reducía de la atmósfera. Así pues, 2016 y yo hicimos un pacto de caballeras para no alejarnos jamás del arte. Que todo esté plagado de cosas bonitas a nuestro alrededor, que nos hagan admirar la belleza de la vida.

Dí que sí, más a menudo. La pereza es una mala compañía, y en el mundo moderno se está poniendo de moda. Cunado elegimos estar frente a un ordenador en vez de salir a pasear o aceptar la cita de un buen amigo, estamos haciendo uso de ella. Yo me considero una persona hogareña, que cuando tiene el pijama puesto es casi imposible de quitar. Además, me cuesta decir que sí ante planes inesperados o nuevos. Pero si este 2016 no hubiese aceptado ciertas cosas, mis experiencias se hubiesen reducido considerablemente. 

Haz las paces con las cosas. El perdón a veces no tiene que expresarse en voz alta o dirigirse hacia una persona. Tampoco debe ser una cosa excepcional que se pronuncia sólo ante casos extraordinariamente graves. El perdón se puede practicar todos los días: cuando te enfadas contigo misma, tienes un fallo, has jodido tu día incubando sentimientos tristes, o te sientes molesta con alguien. Pídete perdón, a ti y a tu día, y sigue adelante. Haz las paces con los miembros de tu familia que sin darse cuenta (quizás), han diezmado tu libertad o han creado en ti sentimientos contradictorios. Perdona al coche ruidoso que pasa por la calle o al cartero que todos los santos días, mete tus cartas en el buzón de tu vecina. Y sobre todo...

Sigue creyendo en el ser humano. Aunque a veces cueste. Justo aquellas cosas que producen resistencias, que nos empujan a ser huraños, que nos alejan de la gente, son las que debemos enfrentar y dar la vuelta: si algo te produce resistencia, acércate más; si eres huraño, suelta aquello que retienes; si quieres alejarte de alguien, conoce qué es lo que te duele al estar junto a él. El ser humano somos todos.


Me cuesta tanto dejarte ir, querido 2016, como dar al botón de Publicar. Es posiblemente el post más personal que he realizado en todo lo que llevo como blogger. En 2017 cumpliremos dos años. Cómo pasa el tiempo, ¿verdad? Un día os contaré cómo conocí a mi Reina y todo lo que ella ha supuesto para mí. Es mi pequeño hogar, y gracias a este lugar, gracias a que tú me lees y me sigues, gracias a todos los escritores que confían en mí, no sólo tengo un hogar sino también un proyecto, un camino con campanas sonando de aprobación. Gracias 2016 y a todos los que habéis formado parte.


Siento la extensión de este post. Siento, 2016, haberte tenido que decir todo esto. Sé lo duro que es despedirse cuando a uno le dicen que no se vaya. No importa, amigo. Está bien. Siempre habitarás en mí, en forma de enseñanzas y recuerdos. En mí y en un montón de personas que te guardan con cariño en sus corazones. Te quiero, y te agradezco todo lo que has hecho por nosotros.



Hola 2017. 

19 comentarios:

  1. Guau, me he emocionado y todo, Eva.
    Siempre escribes tus entradas con mucho amor y muy bien explicado, pero en este post te has lucido. Me encanta ver que este año te ha traído sus cosas buenas (olvidemos las malas) y que tienes ganas de empezar un 2017 con objetivos que te harán crecer. Me ha encantado todo lo que has dicho (escrito) y decirte que gracias a tí por dejarnos leerte 💜
    Eres un amor, un cielo de niña, alguien que va al máximo y ese tipo de personas me encanta. ¡Sigue así! Apenas te conozco desde finales de verano pero ya me he dado cuenta de lo increíble que eres (sois).

    Un abrazo enorme 🐼

    ResponderEliminar
  2. ¡Vaya despedida bonita, Eva!
    Me ha encantado leerla y contagiarme de tus sentimientos hacia este año que se nos ha ido volando (del que cuesta despedirse). Y además, ¡lo has contado tan bien!
    Desde "Vive creativamente" me apunto todo para ponerlo en práctica. Hay que disfrutar más y valorarlo. Es mucho lo que tenemos a nuestro alcance.
    Gracias por una entrada tan sincera y bonita. Me gusta encontrármelas por la blogosfera.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Wooww que entrada tan preciosaaa
    No te voy a decir que mis ojos se llenaron de lágrimas porque no fue así, pero estuvieron así de cerca de hacerlo. Ay, me emocionaste. ¡Qué palabras tan preciosas!!!!! Ayyyy

    ResponderEliminar
  4. Es un post precioso, sincero, intimista. Y me hace feliz que mi propio espacio te haya servido como inspiración. Un fuerte abrazo. (ɔ◔‿◔)ɔ

    ResponderEliminar
  5. Que bonito Eva, la verdad, entre nos, sí que quiero que termine el año, es que me ha dejado con tan malas experiencias, sobre todo al final, que siento que necesito cerrar el ciclo y eso incluye el año, jejeje. Que recibas un muy feliz año 2017, al lado de los tuyos, ya sabes.

    Besitos!

    ResponderEliminar
  6. Preciosa qué bonitas palabras! Me he identificado con muchas cosas que has escrito y la verdad tb me da pena que termine este año.Os echo de menos mucho! Volveré al club de lectura muy pronto , cuando ponga en orden mi vida, me guardais un sitio? :) un besote!!

    ResponderEliminar
  7. ¡Hoola! Pero que post más bonito, de verdad*^* Espero que 2017 venga cargados de momentos maravillosos

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. woooow Eva, esto quedó hermoso♡
    simplemente perfecto ^^
    No sé si lo he dicho antes o no, pero adoro tu blog, me encanta que a tus entradas siempre les des ese toque tan personal, que nos des nuevas lecturas, recomendaciones o simplemente un poco de información extra...
    no me había detenido a analizar lo que este año trajo, pero es cierto, siempre es mejor verle lo que un año te dio y no lo que te quitó (que es lo que casi todos ven) aunque sea algo que sea mínimo, siempre es bueno :D
    Gracias por esta linda entrade, y feliz año nuevo ^^

    ResponderEliminar
  9. Jo... Qué palabras. Tienes un don para emocionar a las personas. Eres tan genial Eva, en serio. Me alegro tanto haber entrado al club y haberte podido conocer, que bueno... no solo a ti, sino a todas las personas que forman parte de él.
    Solo espero que el 2017 sea incluso mejor que este 2016, que tantas cosas buenas te ha traído.
    Saludos y besos!

    ResponderEliminar
  10. Madre mia... uuf... 2016 para mi ha sido una montaña rusa, pero ahora sube, sube y sube, intentare que no caiga nunca mi vagon, porque ya ha caido demasiadas veces.

    Feliz año nuevo!

    ResponderEliminar
  11. Esta es una reflexión hermosa y muy bien construída, me encanta como te expresas y escribes. Me da mucho gusto saber acerca de todo lo bueno que te sucedió este año. El mío fue un año ajetreado porque descubrí una falsa amistad de la persona que estuve enamorada y por sifuera poco me traicionó, pero de eso este año me trajo cosas buenas como seguir con mi trabajo, empezar a comprar libros, abrir mi blog, hacer muchos amigos entre otras cosas.
    Te mando muchos besos y espero que te vaya muy bien en este nuevo año ❤️

    ResponderEliminar
  12. Yo no puedo decir que el 2016 haya sido un año perfecto, en el que haya cumplido metas y propósitos. Pero es cierto que el 2015 acabó tan mal, que no era fácil que el nuevo año lo mejorara, aunque fuera un poquito. Y lo haya, vaya si lo ha hecho, así que solo por eso ya ha merecido la pena.
    Me quedo sobre todo con la parte del amor, porque soy de las que piensa que la vida no es vida sino se ama y no te aman. Y yo, por suerte, disfruto de ambas cosas.
    Un besazo Reina, nos vemos el año que viene ;)

    ResponderEliminar
  13. Buffff, Eva, salvando las distancias que nuestras vidas tienen... hay tantos puntos en los que coincido contigo! Sólo puedo decirte una cosa, a veces hay que dejar ir, soltar amarras... para descubrir lo bueno que aún queda por llegar.
    Guarda este 2016 en un cajón del corazón y... sigue tú camino, el que el mismo te dicte.
    Feliz 2017.
    Un besin

    ResponderEliminar
  14. Guau, la verdad que me quedé sin palabras! Al entrar en tu blog no me esperaba una entrada tan hermosa y emotiva pero me llegó al corazón en un momento en el que lo necesitaba mucho, y por eso te agradezco :)

    Espero que pases un hermoso fin de año y que disfrutes del 2017 mucho!
    Saludos <3

    ResponderEliminar
  15. ¡Hola! Me gustaría dejarte una invitación exclusiva al blog Los delirios de Pandora con motivo de su re-apertura. Espero que pases a dejar tu huella y que disfrutes de su contenido. ¡Tu estancia en el jardín del Edén siempre será bienvenida! Un beso grande.

    ResponderEliminar
  16. Hola guapa!! me has puesto los pelos de punta pero creo que hay que seguir. Hay que dejar pasar el año y quedarnos con todo lo que hemos aprendido y pasado para encarar el 2017 de otra forma. Hay que avanzar y no pararse, la vida consiste en seguir y continuar a pesar de todo. Feliz año!! Besos!!

    ResponderEliminar
  17. Qué lindo es leer algo positivo sobre el año que se ha ido. Después de tanta gente lamentándose (yo incluida) y deseando que pasara de una vez el año anterior, es refrescante ver a alguien que tome lo bueno y lo comparta de esta manera. Me gustaron mucho también los consejos del final. Voy a tratar de aplicarlos para tener un 2017 mucho mejor.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  18. ¡Qué despedida de año más bonito! Espero que el 2017 sea aún mejor que este año.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar

Me encanta leerte. Aquí puedes expresarte con total libertad. Además, te echo una mano para que decores el comentario como te apetezca (copia y pega):

/ ❤ / ▲ / ♫ / ★ / ℂ / ✔ / ☀ / ✉ / ♦ / ⚡ / ☕ / ✿ / ❄ / ♡ / ☮ / ツ / ✌

✍(◔◡◔) / ♥‿♥ / (ɔ◔‿◔)ɔ ♥ / \ (•◡•) / / ♬♪♫ ヾ(*・。・)ノ ♬♪♫ / (ง︡'-'︠)ง

Escribir en negrita: (b) texto (/b). Escribir en cursiva: (i)texto(/i). *Recuerda sustituir ( ) por < >

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...